Compartir

Por Adriana Cabañas
Publicado con permiso de la autora
Editado por staff de InstaPAP

“La felicidad sólo es real cuando se comparte.”
Into the Wild

Algo que me maravilla del Universo es que muchas de las estrellas que vemos en la noche ya no existen, es su luz viajando la que vemos. Su materia se ha transformado y vemos la estela de lo que fue que recorre el espacio hasta donde estamos. Recién vivimos el solsticio de invierno/verano (dependiendo de dónde nos encontremos en la Tierra) y nos recuerda esa conexión con nuestra luz y sombra, sabiendo que las dos forman parte de nosotros. En esa dualidad es donde es posible el cambio, aprendemos de nuestra oscuridad y de los momentos duros para abrirnos a compartir cada uno de nuestros dones.

Me encanta el tema de las estrellas porque me parece maravilloso que su luz perdure y creo que las personas también podemos ser como estrellas compartiendo nuestra luz mientras estamos en el mundo y esa luz también llamada amor perdura más allá de cuando nos hemos ido. La luz de grandes personajes y seres queridos nos sigue acompañando.

Comparte todo lo que eres, entre más damos y recibimos más crece el brillo de todos. Si bien la oscuridad forma parte de nosotros, lo que vibra más alto es nuestra luz y es lo que perdura, así como el brillo de las estrellas permanece.

Da click aquí para leer el artículo original.