Gratitud

Por Adriana Cabañas
Publicado con permiso de la autora
Editado por staff InstaPAP

Cuando agradecemos nuestro cerebro actúa desde la corteza frontal, la parte más evolucionada del cerebro, se vuelve consciente de la situación y manifiesta a través de neuropéptidos un reconocimiento de la importancia de ese hecho. Dopamina, oxitocina, serotonina le informan a todo nuestro cuerpo que estamos bien, nos sentimos completos, conectados, felices y sonrientes. Para el ser, es darse cuenta que es y tiene todo lo que necesita en ese momento.

Bruce Lipton, biólogo celular, dice que a lo largo de su carrera se dio cuenta de que no estamos regidos por un control genético, que es el medio ambiente y nuestras creencias formuladas las que indican a las células su destino. Conectando lo que dice con Candace Pert, las moléculas de emoción que generamos impactan a cada una de nuestras células y su medio ambiente. El carácter de nuestra vida se basa en cómo lo percibimos.

Comenzar y finalizar el día con un corazón agradecido es un poderoso mensaje para todo nuestro cuerpo, mente y espíritu. Es tan fuerte que se manifiesta más allá de nuestro límite e impacta a los que nos rodean. Agradecer con una sonrisa, verbalmente y reconocer la importancia de las acciones de los que están a nuestro lado se vuelve como una cadena de gratitud. Al agradecer nos reconocemos y conectamos entre nosotros. Nos damos cuenta que somos parte importante de la red infinita que somos. Nada se resiste al amor, quizá al principio cueste recibir un agradecimiento o darlo, pero inténtalo poco a poco y observa si hay cambios (recuerden que crecí con el método científico con mi mamá y papá así que soy observadora nata).

Tal Ben-Shahar, psicólogo positivista de Harvard y autor de Happier, recomienda hacer una lista en la noche de todo lo que agradeces. Incluye en su enfoque ver todas aquellas cosas que te hacen feliz, en vez de ver el único punto negro que consideras te hace miserable. Creo en lo personal que incluso a ese punto negro cuando lo agradecemos nos permite ver todas las lecciones que hemos aprendido.

¿Hacemos el experimento?

Hoy te comparto parte de lo que agradezco y te invito a que hagas tu lista (te vas a dar cuenta quizá que es más larga de lo que creías):

  • Agradezco a cada una de mis células que despertaron hoy, les agradezco su funcionamiento, su calor y su magia. Gracias pequeños microcosmos de felicidad.
  • Agradezco al sol que me recuerda brillar y compartir mi luz
  • Agradezco a mis padres por darme la vida
  • Agradezco el amor que puedo dar y que puedo abrirme a recibir
  • Agradezco el cariño de mi familia y amigos
  • Agradezco el aprendizaje de cada experiencia difícil.
  • Agradezco mi fortaleza y vulnerabilidad
  • Agradezco a mi cuerpo que comenzó poco flexible, me ha permitido ver su transformación y entender el movimiento y otros cuerpos con compasión desde mi experiencia.
  • Agradezco a mis maestros y especialmente a quien ha compartido el tapete conmigo y me ha permitido enseñar, porque han sido estas experiencias de las que más he aprendido.
  • Agradezco a los animales de los cuales aprendo a cada instante y que han estado conmigo en las buenas y malas, su fiel compañía ha sido una bendición en toda mi vida.
  • Agradezco el poder ver el aprendizaje de cada situación.
  • Agradezco cada milagro en mi vida, incluyendo cada respiro y cada latido.
  • Agradezco lo que soy capaz de hacer hoy.
  • Te agradezco a ti por compartir y leer.

Da click aquí para visitar el artículo original.