Sabiduría animal

Por Adriana Cabañas
Publicado con permiso de la autora
Editado por staff de InstaPAP

“Nuestro deber debe ser liberarnos a nosotros mismos a través de ampliar nuestro círculo de compasión hacia todos los seres vivos.”
Albert Einstein

Es interesante observar la colaboración entre animales, la simbiosis y el equilibrio que existe entre diversas especies; ver cómo tratan de entenderse, adaptarse y olvidar sus diferencias. Si alguien vive en el presente son los animales, dan lo que tienen y reciben feliz y agradecidamente cualquier apapacho. Confían en nosotros y no se guardan ninguna alegría, sus pequeños cuerpos se agitan, colean, cantan y aletean de gusto.

Estas son ciertas lecciones que podemos aprender nuestras mascotas:

Cada instante es valioso
Vive el presente, no te atores en lo que ya pasó y no te angusties por lo que no sabes como será.

Los lazos de amor son eternos
Al dejar ir me di cuenta que el amor se mantiene eternamente. Recibimos muestras de su presencia de vez en cuando si nos mantenemos abiertos.

Somos amor
Podemos recibir puro amor incondicional y nada puede resistirse al amor. Una mirada sincera expresa más de lo que creemos y ella me ha enseñado que se puede suavizar hasta el corazón que parece más duro, el mío se había vuelto una piedrita para protegerse.

Todos somos vulnerables
Podemos quitarnos las capas e historias que hemos creado de nosotros con nuestros amigos animales ya que no emiten ningún juicio, nos aceptan como somos y quizá solo nos permitimos llorar con ellos. Una amistad así es increíble. Poco a poco nos apoyan a irnos abriendo con las personas también.

Expresa gratitud y felicidad
Los animales nos muestran alegría, mueven la cola y se emocionan por la comida, la compañía, por dormir, por despertar, salir de paseo, lo que sea pero exprésalo.

Estás bien tal cual eres
Los animales nos lo dicen a cada momento. No se comparan. Se adaptan a lo que son.

Simplemente ser
Ya eres, no tienes que ir por la vida haciendo y demostrando lo que eres con lo que haces. Así que tómate la libertad de una larga siesta, echarte al sol o simplemente a disfrutar del apapacho.

Demuestra tu amor
Si quieres a alguien tienes que hacérselo saber – saltar, mover la cola, bailar, sonreír, ladrar, cantar, abrazar, besar – como quieras expresarlo.

Corre, salta, juega – es parte de ti
Que nada ni nadie te limite o te haga olvidar esa alegría nata – déjalo fluir diariamente, no te tomes todo tan en serio.

Si no tienes mascotas te invito a que te sientes un día en un parque y observes a los animales a tu alrededor. Observa el simple ser de las aves, perros, gatos, ardillas, mariposas, hormigas, escarabajos, lo que te encuentres. Regálate un momento para contagiarte de su magia. Todos somos uno.

Da click aquí para leer el artículo original.