Tu corazón: guerrero incansable

Por Adriana Cabañas
Publicado con permiso de la autora
Editado por staff de InstaPAP

 

“En medio de esta máquina que llamamos cuerpo, nada es más ordenado y confiable que el corazón. Sus complejidades han retado a las mentes médicas más brillantes por 400 años. Pero como toda parte del cuerpo el corazón es un espacio vacío cuando lo estudias a profundidad. El corazón “real” no es este conjunto de fibras contráctiles que laten 3 mil millones de veces antes de expirar, sino lo es el poder de unidad que crea algo de la nada.”
Deepak Chopra

 

Antes de seguir leyendo, cierra un momento tus ojos y percibe el latido en tu pecho incluso llevando tu mano derecha hacia el lado izquierdo justo en el borde del esternón y quédate un momento aquí. Toma tu tiempo.

¿Listo? Vas a hacer lo mismo de nuevo pero ahora conectando con tu respiración, date este regalo – te aseguro que cada una de tus células te lo agradecerá.

¿Lo hiciste? ¿Cómo te sientes? ¿Cambió algo?

Hoy quiero contarte sobre tu corazón, del tamaño de tu puño y en el centro de tu pecho, ligeramente inclinado hacia el lado izquierdo, un guerrero incansable que late desde tu día 22 de vida intrauterina aproximadamente. Junto con él existe toda una red de arterias, venas y capilares que trabajan en conjunto con la finalidad de:

  • Transportar oxígeno desde los pulmones a todo cuerpo
  • Transportar nutrientes desde el sistema digestivo a todo tu cuerpo
  • Remover desechos celulares productos del metabolismo y excretarlos a través de pulmones (como CO2), riñones (exceso de agua, urea, sales, y excesos de vitaminas hidrofílicas o metabolitos de medicamentos) y piel (sales).
  • Transportar hormonas y neuropéptidos
  • Mantener la temperatura corporal.

Algunos datos sobre tu corazón que quizá te sorprendan más sobre la maravilla que es tu cuerpo:

  • Tienes 96,000 km de vasos sanguíneos en tu cuerpo.
  • Una célula sanguínea tarda menos de un minuto en hacer el recorrido ida y vuelta del corazón.
  • En un día tu corazón bombeará 7560L de sangre y en promedio serán 207,900,000L en tu vida (el equivalente a poco más de 83 albercas olímpicas).
  • Tu corazón en reposo late el equivalente a 24 tazas de sangre y puede subir hasta 200 tazas cuando aumentamos la frecuencia al hacer ejercicio.
  • Tiene su propio sistema eléctrico para generar sus latidos – el cual se ve influenciado por nuestro estado de ánimo y por el ambiente a través de neurotransmisores como adrenalina, dopamina, acetilcolina y oxitocina.
  • El sistema cardiovascular es tan eficiente que cada célula no está a más de cinco células de un capilar – todas recibirán oxígeno y nutrientes y pueden liberar los desechos.
  • Está íntimamente ligado a la mente y pensamientos y las posturas que adoptamos ante la tristeza lo cierran para protegerlo y las felices lo abren para compartir.

Da click aquí para leer el artículo original.